Ciencia y Salud

¿Qué son los diamantes artificiales?

Los diamantes artificiales son idénticos a los diamantes extraídos y comparten las mismas propiedades físicas, químicas y ópticas que sus contrapartes naturales.

La única diferencia es el origen: el diamante sintético se cultiva en un laboratorio. Al igual que una orquídea cultivada en un invernadero, es la misma hermosa flor que la orquídea exótica que se encuentra en la naturaleza. Similar a un invernadero, el proceso de diamante creado replica el proceso natural de formación del diamante.

Una pequeña semilla de diamante está expuesta a un inmenso calor y presión en un ambiente rico en carbono. El resultado es un cristal de carbono puro: un diamante.

Los diamantes artificiales existen desde hace muchos años, pero sólo en los últimos años la tecnología avanzó hacia la creación de diamantes con calidad de gema.

Cómo saber si un diamante es natural o cultivado en laboratorio

Es casi imposible para un consumidor distinguir entre los diamantes naturales y los creados en laboratorio. De hecho, incluso algunos joyeros no pueden notar la diferencia sin pruebas avanzadas debido a su reproducción tan precisa.

Prueba 1

La primera es una prueba de Tipo IIa, que identifica qué tan puro es el carbono que forma el diamante. Debemos tener en cuenta que hay cuatro tipos de diamantes (Tipo Ia, Tipo Ib, Tipo IIa o Tipo IIb) y el Tipo IIa es el más puro. Solo el 2% de los diamantes naturales son de tipo IIa, mientras que casi todos los diamantes artificiales son de tipo IIa.

Por lo tanto, si un diamante da una prueba de tipo IIa, es muy probable que sea un diamante cultivado en laboratorio. Esta prueba no es del todo concluyente, porque como hemos comentado algunos diamantes naturales son Tipo IIa y algunos diamantes producidos de manera artificial pueden no serlo, pero les da a los joyeros y consumidores una idea bastante aproximada.

diamantes artificiales

Prueba 2

Se trata de una prueba de radiación realizada por laboratorios de gemas con equipo especializado. En esta prueba, los diamantes sospechosos de ser artificiales se someten a pruebas que miden y registran patrones específicos de absorbencia lumínica en las regiones visibles y ultravioleta del espectro de luz.

Tanto los diamantes HP / HT como los CVD muestran patrones específicos que los caracterizan. Los colores y patrones fluorescentes también pueden indicar la diferencia entre los diamantes naturales y los cultivados artificialmente por el hombre.

Debido a que las réplicas de diamantes son prácticamente indistinguibles de los diamantes naturales, algunos compradores pueden estar preocupados de que se les venda un diamante artificial etiquetado como natural, pero este casi nunca es el caso.

Esto es porque los diamantes creados en laboratorio se revelan responsablemente como tales y algunos incluso cuentan con inscripciones láser en la cintura del diamante, el borde más externo, con una denominación que los distinguen como réplicas exactas.

La mayoría de los diamantes de joyeros de renombre son evaluados por el Instituto Gemológico de América y otras instituciones gemológicas independientes, e incluyen un informe para confirmar si son naturales o cultivados en laboratorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *